domingo, 19 de febrero de 2017

El plan de salvación

EL PLAN DE SALVACIÓN.
La necesidad de la Salvación es claramente enseñada en la Biblia. Dios espiritualmente ve al mundo como dos familias. Una familia consiste en los hijos del diablo. “Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. Él ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él” (Juan 8:44).
La otra familia consiste en los hijos de Dios. “Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, le dio potestad de ser hechos hijos de Dios” (Juan 1:12).

Tú estás, en este mismo momento, en una familia o en la otra. Si murieses hoy, la familia en la que estás determina tu eterno destino. Ahora mismo, ¿estás en la familia de Dios o en la familia del diablo? Esta es una pregunta que sólo tú puedes responder.  Es posible que sea sincero en sus propias convicciones religiosas, ser bautizado, confirmado, unido a una iglesia, sea esta Católica, Adventista, Mormona, Testigo de Jehová, incluso Evangélica, ser religioso, tomar comunión, enseñar en una clase de escuela dominical, ocupar un oficio en la iglesia, ser un predicador o sacerdote o hacer supuestos milagros o sanidades, o profetizar, Y NO SER NACIDO DE NUEVO (Mateo 7:22-23). Si es así, debes saber que todavía no eres hijo de Dios y no eres salvo.

EL PLAN DE SALVACIÓN
1)¿Porque necesitamos arrepentirnos, pedir perdón por nuestros pecados y porque necesitamos la salvación de nuestra alma?
·Por cuando todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios  (Romanos 3:23).
·Por tanto, como el pecado entro en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte paso a todos los hombres, por cuanto todos pecaron (Romanos 5:12).
·Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro (Romanos 6:23).
2)¿Puede nuestras obras “buenas” darnos la Salvación?
·Porque por gracia sois salvos por medio de la fe en ( Jesucristo y su sangre) y esto no es de vosotros pues es don de Dios y no por obras de justicia para que nadie se gloríe. (Efesios 2:8,9). 
Sabiendo que el hombre no es justificado por las obras de la ley, sino por la fe en Jesucristo. (Gálatas 2:16) 
·Siendo justificado gratuitamente por su gracia mediante la redención que es Cristo Jesús (Romanos 3:24).
3)¿Quién nos da la Salvación y quien es nuestro mediador?

·Porque hay un solo Dios y un solo Mediador entre Dios y los hombres Jesucristo hombre (1 Timoteo 2:5).
·Jesús dijo: Yo soy el camino, la verdad y la vida nadie viene al padre sino es por mi (Juan 14:6).
·Y en ningún otro hay salvación, porque no hay otro nombre bajo del cielo dado a los hombres en el cual podamos ser salvos (Hechos 4:12).
4)¿Qué dice Dios acerca de las imágenes y los ídolos?
·No tendrás dioses ajenos delante de mi, no harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que este arriba en el cielo,ni abajo en la tierra,ni en las aguas debajo de la tierra, no te inclinaras a ellas, ni las honrarás, porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso,que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen, y hago misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos (Exodo 20:3-6).
·Serán vueltos atrás y en extremo confundidos os que confían en ídolos y dicen a las imágenes de fundición: vosotros sois nuestros dioses (Isaias 42:17)
·Los ídolos de plata y oro ,obra de mano de hombres, tienen boca, mas no hablan; tienen ojos mas no ven; orejas mas no oyen; tienen narices mas no huelen, manos mas no palpan,tienen pies mas no andan; no hablan con su garganta, semejantes a ellos son los que hacen y cualquiera que confía en ellos (Salmos 115:4-8)
5)¿Y si no me predican aun tengo excusa delante de Dios?
·Porque lo que de Dios se conoce les es manifiesto pues Dios se lo manifestó, porque las cosas invisibles de El, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visible desde la creación del mundo,siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa. Romanos (1:19-20).
·El Señor Jesús dijo: Si no hubiera venido, ni les hubiera hablado, no tendrían pecado, pero ahora no tienen excusa por su pecado (Juan 
15:22).
6)Existe verdaderamente un juicio, el infierno y quienes irán allá?
·Y de manera que esta establecido para los hombres que mueran una sola vez y después de esto el juicio (Hebrero 9:27).
·y como ellos no aprobaron tener en cuenta a Dios,Dios los entrego a una mente reprobada, para hacer cosas que no convienen; estando atestados de toda injusticia, fornicación, perversidad, avaricia, maldad, llenos de envidias, murmuradores, detractores aborrecedores de Dios,injuriosos, soberbios altivos, inventores de males, desobedientes a los padres, necios, desleales,sin afecto natural, implacables sin misericordia quienes habiendo entendido el juicio de Dios que quienes practican tales cosas son dignos de muerte, no solo las hacen, sino que también se complacen con los que las practican (Romanos 1:28).
·Y diciendo Donde esta la promesa de advenimiento (venida) porque desde el día en que los padres durmieron (murieron) todas las cosas 
permanecen así como desde el principio de la creación. Estos ignoran voluntariamente, que en el tiempo antiguo fueron hechos los cielos y la tierra, que proviene del agua y por el agua subsiste, por lo cual el mundo de entonces pereció anegado en agua, pero los cielos y la tierra que existe ahora,esta reservados por la misma palabra,el señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con todos nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento (2 Pedro 3:4-7,9)
7)¿Qué tengo que hacer para ser salvo?
Que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor y creyeres en tu corazón que Dios le levanto de los muertos, serás salvo,porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación. (Romanos 10:10).
El fin de todo el discurso oído es este: Temed a Dios, y guarda sus mandamientos porque esto es el todo del hombre, porque Dios traerá toda obra a juicio, juntamente con toda cosa encubierta, sea buena o sea mala. (Eclesiastés 12:13).

Este es el acto crucial. Expresa con todo tu corazón: "Señor Jesucristo, admito que soy culpable, un pecador perdido. Me arrepiento y te pido perdón por mis pecados. Creo que Tú cargaste mis pecados sobre la cruz del Calvario y moriste en mi lugar. Ahora te pido venir a mi corazón y salvarme. Confío en la obra terminada en la cruz y te recibo como mi único y suficiente Salvador y Señor, de aquí en más quiero que seas mi Señor, mi Salvador, Rey y Maestro de mi vida." Esto es lo que significa "creer en el Señor Jesucristo." Hechos 16: 31 Ellos respondieron: Cree en el Señor Jesús, y serás salvo.
 
Si tú nunca has hecho esto, ¿por qué no tomas ahora este paso de fe y le pides que te salve?

Fuente: Palabra de vida eterna.

posted from Bloggeroid

martes, 31 de enero de 2017

El tribunal de Cristo

Bosquejo de estudio sobre el tema.

Versículo Base = 2º Corintios 5:10

CONCEPTOS
GENERALES:
a) Dios debe juzgar a todos los seres humanos
> que han existido sobre la Tierra
(Referencia Bíblica = Hechos 17:30-31)

b) Este juicio se produce luego de la muerte del individuo
(Referencia Bíblica = Hebreos 9:27)

c) Para concretarse, debe haber una resurrección
> y transformación de los cuerpos
(Referencia Bíblica = Juan 5:25-29)

d) La resurrección se efectúa
> en diferentes tiempos terrenales
> conforme a la creencia que la persona
> ha tenido durante su existencia terrenal
(Referencia Bíblica = Eclesiastés 3:17)

e) Para los fieles
> la resurrección de los muertos
> se produce en el momento del Arrebatamiento
> junto a la transformación de los santos vivientes
(Referencia Bíblica = 1º Tes. 4:15-17)

f) Para los que rechazaron a Jesús como el Salvador
> la resurrección se produce
> al final de la historia humana sobre la Tierra
(Referencia Bíblica = Ap. 20:11-13)

g) Los fieles que aceptaron a Jesús como el Cristo
> comparecerán ante el Tribunal de Cristo
(Referencia Bíblica = Romanos 14:10)

h) Los que rechazaron a Jesús como el Cristo
> comparecerán ante el Juicio del Trono Blanco
(Referencia Bíblica = Daniel 7:9-10)

ALGUNAS
CARACTERISTICAS
a) En este tribunal se presentan solamente
> los que han aceptado a Jesús como el Cristo
(Referencia Bíblica = Salmo 1:5)

b) No es un ‘’Tribunal de Faltas’’ para juzgar la salvación
> es un ‘’Tribunal de Acciones’’
> se juzgan las obras hechas
(Referencia Bíblica = 2º Cor. 5:10)

c) Las obras serán pasadas por fuego
> las malas serán quemadas
> las buenas recibirán recompensa
(Referencia Bíblica = 1º Cor. 3:11-15)

d) Las recompensas y/o galardones que se recibirán
> serán coronas de diferentes tipos
(Referencia Bíblica = 2º Timoteo 4:8)

e) Es un juicio público
> en el ‘’Plano Espiritual’’
(Referencia Bíblica = Apocalpisis 3:5)

f) Jesús es el Juez
(Referencia Bíblica = Hechos 10:42)

SE JUZGA
a) El caracter de los actos secretos
(Referencia Bíblica = Marcos 4:22))

b) El caracter de las intenciones
(Referencia Bíblica = 1º Cor. 4:5)

c) El caracter de las palabras dichas
(Referencia Bíblica = Mateo 12:36-37)

d) El caracter del servicio hecho
(Referencia Bíblica = Col 3:22-24)

e) El caracter de las actitudes
(Referencia Bíblica = Mateo 5:22)

f) El caracter de la fidelidad que hemos tenido
(Referencia Bíblica = 1º Co. 4:1-2)

P. S. B.

posted from Bloggeroid

sábado, 14 de enero de 2017

Claves para la conquista

Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien.
Josue. 1:8 RVR1960

Josue fue el sucesor de Moisés, el tenía la tarea de conquistar la tierra prometida por Dios a Israel, la directiva más fuerte que recibió para cumplir con este mandato de conquista, de herencia, de alcanzar el destino Profético de Dios se encuentra en este verso del libro que lleva su nombre.
Nosotros como hijos de Dios tenemos una herencia de parte del Padre Celestial, igual que Josué somos llamados a la tarea de conquistar lo prometido y hacer que otros entren a poseer la bendición de Dios para ellos. Josue fue un guía, un líder, un Pastor para su pueblo, familia, hermanos.
Como hombre tuvo temor de encarar esta tarea pero inmediatamente Dios le hablo y le dijo que estaría con el, pero además le dio la clave para mantenerse firme y en victoria!
Este versículo tiene tres claves que nos ayudarán a conquistar las Bendiciones de Dios y nos mantendrán firmes:

1) Confesar la palabra de Dios.
a)Del fruto de la boca del hombre se llenará su vientre; Se saciará del producto de sus labios.
Proverbios. 18:20 RVR
b) En toda labor hay fruto; Mas las vanas palabras de los labios enpobresera proverbios14:23 RVR

La Biblia dice que nuestra confesión tiene poder.
c)que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.
Romanos. 10:9 RVR
Según lo que hablamos es lo que creemos, si hablamos derrota viviremos derrotados, si maldecimos comeremos ese fruto, si somos pesimistas la negatividad nos rodeara. Si hablamos la palabra de Dios sus Bendiciones nos perseguirán y nos alcanzaran. Para vivir en victoria tenemos que llenar la boca de palabra de Dios.

2)Meditar en la Palabra.
a)¿No yerran los que piensan el mal? Misericordia y verdad alcanzarán los que piensan el bien.
Proverbios. 14:22 RVR
b)y renovaos en el espíritu de vuestra mente,
Efesios. 4:23 RVR
c)Me dijo: Hijo de hombre, come lo que hallas; come este rollo, y ve y habla a la casa de Israel. Y abrí mi boca, y me hizo comer aquel rollo. Y me dijo: Hijo de hombre, alimenta tu vientre, y llena tus entrañas de este rollo que yo te doy. Y lo comí, y fue en mi boca dulce como miel.
Ezequiel. 3:1‭-‬3 RVR
La mente está primero que la lengua, algunos hablan más rápido que su pensamiento. Pero en la mente de generan nuestros pensamientos, que se convierten en palabras y después en hechos. El pecado se genera en la mente.
Tenemos que llenar la mente de la Palabra de Dios, meditando en ella, leyendo y escudriñado la Biblia. Cuando ? En todo tiempo dice : de día y de noche.

3) Guardar y hacer.
a)Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos. Porque si alguno es oidor de la palabra pero no hacedor de ella, éste es semejante al hombre que considera en un espejo su rostro natural. Porque él se considera a sí mismo, y se va, y luego olvida cómo era. Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, éste será bienaventurado en lo que hace.
Santiago. 1:22‭-‬25 RVR
Si atesoramos la enseñanza de la palabra de Dios, tenemos que hacerla, vivirla. Esto es cambiando los hechos malos por los que se acomodan a la palabra, ser hacedores de la Palabra de Dios es ser un hijo de Dios genuino.
Deuteronomio 28

Ahora viene las consecuencias de hacer estas tres cosas, la promesa es:
Entonces prosperarás y todo te saldrá bien. El Señor Jesús dijo: busquen el Reino de Dios y su Justicia y todas las demás cosas serán añadidas.
Cree, confiesa, medita, y obra en consecuencia.. y verás la Gloria de Dios en tu vida.

Conclusión:
Oír el llamado del Señor y caminar tras sus pisadas..
Leer la biblia, meditarla y poner por obra lo leído, bajo la guía y dirección del Espiritu Santo.
El espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida.
Jn. 6:63 RVR

Aldo Daniel Monegal
Pastor MLVJ-CMM Lanus

jueves, 12 de mayo de 2016

Las cicatrices del corazón

En esto consiste el amor verdadero: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que Él nos amó a nosotros y envió a su Hijo como sacrificio para quitar nuestros pecados. 1 Juan 4:10 NTV

Me contaron una historia acerca de un pueblo cuyos habitantes tenían la particularidad, de ser capaces de ver el estado del corazón de las personas. Un día, un joven de dicho pueblo, se situó en la plaza central y proclamó que él poseía el corazón más hermoso de toda la comarca. Una gran multitud se congregó a su alrededor y todos admiraron y confirmaron que su corazón era perfecto, pues no se observaban en él ninguna herida ni rasguños. Todos coincidieron que era el corazón más hermoso que hubieran visto. Al verse admirado el joven se sintió más orgulloso aún, y con mayor fervor aseguró poseer el corazón más hermoso de todo el vasto lugar.
De pronto un anciano se acercó y le dijo: - Perdona mi atrevimiento, pero por qué dices eso, si tu corazón no es tan hermoso como el mío, o el de tantas otras personas?
Sorprendidos, la multitud y el joven miraron el corazón del anciano y vieron que, si bien latía vigorosamente, éste estaba cubierto de cicatrices y hasta había zonas donde faltaban trozos y éstos habían sido reemplazados por otros que no encajaban perfectamente en el lugar, pues se veían bordes y aristas irregulares a su alrededor. Es más, habían huecos donde faltaban trozos profundos.
La mirada de la gente se sobrecogió, ¿cómo puede él decir que su corazón es más hermoso?, se decían unos a otros.
El joven contempló el corazón del anciano y al ver su estado, se echó a reír. Debes estar bromeando, dijo. Compara tu corazón con el mío. El mío es perfecto. En cambio el tuyo está lleno de heridas y cicatrices.
Es cierto, dijo el anciano, cada cicatriz representa una persona a la cual entregué todo mi amor. Arranqué trozos de mi corazón para entregárselos a cada uno de aquellos que he amado. Muchos a su vez, me han obsequiado un trozo del suyo, que he colocado en el lugar que quedó abierto. Como las piezas no eran iguales, quedaron los bordes por los cuales me alegro, porque al poseerlos me recuerdan el amor que hemos compartido. Hubo oportunidades en las cuales, entregué un trozo de mi corazón a alguien, pero esa persona no me ofreció un poco del suyo a cambio, por eso tengo los huecos.
Dar amor es arriesgar, pero a pesar del dolor que esas heridas me producen al haber quedado abiertas, me recuerdan que los sigo amando y alimentan la esperanza, que algún día, tal vez, regresen y llenen el vacío que han dejado en mi corazón. ¿Comprendes ahora lo que es verdaderamente hermoso?
El joven permaneció en silencio, lágrimas corrían por sus mejillas. Se acercó al anciano, arrancó un trozo de su hermoso y joven corazón y se lo ofreció. El anciano lo recibió y lo colocó en su corazón, luego a su vez arrancó un trozo del suyo ya viejo y maltrecho y con él tapó la herida abierta del joven. La pieza se amoldó, pero no a la perfección. Al no haber sido idénticos los trozos, se notaban los bordes.
El joven miró su corazón que ya no era perfecto, pero lucía mucho más hermoso que antes, porque el amor del anciano fluía en su interior.
Con esta reflexión llego personalmente a la conclusión de que el corazón de Dios posiblemente se parezca al de éste anciano, porque Él no escatimó ni a su propio Hijo para que fuéramos salvos, desde el principio de la creación hasta este día su amor ha permanecido fiel, no hicimos nada para merecerlo y tampoco podemos hacer nada para que nos ame más o menos, su amor se mantiene incondicional en todo momento, aún cuando lo rechazamos, lo cuestionamos y pecamos.
Este día decidamos empezar una nueva etapa en nuestras vidas, donde sea el amor, lo que nos mueva a realizar cada una de nuestras actividades, pero por sobre todo, a ser agradecidos con Dios por su infinito amor y agradarlo en todo momento y lugar.

Tres cosas durarán para siempre: la fe, la esperanza y el amor; y la mayor de las tres es el amor. 1 Corintios 13:13 NTV
Brisna Bustamante S.

viernes, 15 de abril de 2016

Tome aliento tu corazón

Aliéntese tu Corazón
Como seres humanos somos buenos cuando se trata de hacer, de buscar soluciones y resolver. Nos enseñaron que nuestro futuro está en nuestras manos y que lo que ocurra con este dependerá simple y llanamente de lo mucho o poco que trabajemos por las metas y sueños propuestos. Sin embargo, no parecemos estar igual de preparados para cuando las cosas, a pesar de nuestro esfuerzo no salen bien, cuando las circunstancias se salen de nuestras manos y no importa lo duro que luchemos, sencillamente no podemos alcanzar aquellas cosas con las que soñamos o mejor esas promesas que Dios nos regaló en su palabra. Es allí entonces cuando el Salmo 27:14 nos da una idea de cómo manejar estas situaciones.
Aguarda a Jehová; Esfuérzate, y aliéntese tu corazón; Sí, espera a Jehová. Salmo 27:14
En esta ecuación parece que el orden de los factores es definitivamente importante. Primero debemos aguardar a Jehová, es decir buscar su voluntad, pedir su guía y esperar a que nuestro Padre Celestial; conocedor de todas las cosas, no solo de tus capacidades sino de tu pasado y futuro; te muestre los planes que tiene para tu vida, así que antes de gastar cantidad de energía en cosas que no darán resultado, busca la asesoría y dirección de tu creador. Luego viene la parte en la que somos expertos, una vez conoces los planes de Dios para tu vida, entonces esfuérzate, se valiente, no te canses, no te rindas, trabaja, y cuando llegue ese momento en que no ves los resultados que esperabas, cuando las cosas no salen como tu deseabas y parece que Dios se equivocó en lo que te dijo, no le permitas al desanimo llegar a tu vida, antes dice el salmo que te alientes, que no desmayes, que no desfallezcas, recuerda que con Dios no vivimos por lo que vemos, sino por lo que sabemos y tu certeza debe ser que Dios va delante de ti, que Él es quien abre o cierra puertas y que los resultados dependerán siempre de la soberanía de Dios. Debemos aprender a hacer nuestra parte y confiar en que Dios hará la suya, como lo hizo Abraham quien vivió esperando esa promesa de que sería padre y confió aunque su cuerpo estaba casi muerto y su esposa era estéril. Rom 4:20 “Ante la promesa de Dios no vaciló como un incrédulo, sino que se reafirmó en su fe y dio gloria a Dios, plenamente convencido de que Dios tenía poder para cumplir lo que había prometido.” (NVI). Por lo tanto el último punto es descansar, confiar y esperar, este es el mejor momento para Dios mostrarte que es soberano, y poderoso para responder a tu esfuerzo y oraciones y a la vez es tu mayor oportunidad para demostrarle a Dios que no confías en tus fuerzas ni en tus capacidades sino en su señorío, promesas y amor hacia a ti.
Por lo tanto consérvate fiel a tus tareas y a Dios, espera en el Señor con Fe, oración y humilde sujeción a su voluntad. Llénate de valor y coraje. Confía en Dios, conserva tu ánimo aun en medio de dificultades y peligros, permítele a tu corazón reposar en Dios, y no dejes que nada te mueva. Aquellos que esperan en Dios tienen motivos para estar confiados a pesar de las circunstancias.
Isaías 26:3, “Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti ha confiado”.

Fuente you versión.

lunes, 11 de abril de 2016

Detrás de la tormenta

Romanos 8:18

Todos los días, cuando me dirijo a mi trabajo, puedo apreciar cuando el sol se pone. Es un paisaje maravilloso y se ha convertido en un recordatorio de las misericordias de Dios. Siento que El está ahí cuidándome y que ha preparado un nuevo día pensando en mí. Cuando miro el sol puedo estar tranquila porque sé que Dios estará conmigo todo el tiempo.
Pero hoy al llegar a la carretera pude apreciar que todo estaba muy nublado. Aunque tenía la expectativa de ver el sol como siempre, recordé que una tormenta se aproximaba a nuestra ciudad, por lo tanto lluvias, fuertes vientos y el cielo nublado es el pronóstico para la semana. Pensé entonces que no iba a ser imposible ver el sol, en medio de tantas nubes y una tempestad. Efectivamente fue así, debido al clima mi visibilidad se nubló, los nubarrones cubrían completamente el lugar donde antes solía divisar mi regalo, sin embargo; seguí mirando con más detenimiento y pude apreciar que aún en medio de las espesas nubes, los rallos del sol se abrían espacio para llegar hasta mi.
Esto me recordó aquellos momentos en mi vida donde parece que no puedo ver a Dios. La tormenta es tan fuerte que Dios no es tan visible como en situaciones más alegres y menos turbulentas. Sin embargo, aquellos rayos de luz me permitieron entender que inclusive en aquellos momentos de dificultad y problemas, situaciones en las que sencillamente no estoy esperando ver a Dios, porque todo parece en contra y las circunstancias parecen callarlo u opacarlo; aún puedo ver que El sigue obrando – detrás de las nubes- pero sigue obrando.
Entendí que la tormenta no removió el sol, simplemente lo ocultó de mi vista. Igual ocurre con los problemas, ellos no pueden destronar a Dios, El continua en su lugar, la tormenta solo me impide verlo. En ese momento no puedes girar y creer que Dios no existe o que dejó de cuidarte, de ninguna manera, lo que necesitas es mirar con más detenimiento, te va a costar un poco, pero si lo haces vas a poder ver aquellos rayos aún en medio de la tormenta recordándote que Dios no se ha ido y que hará todo lo posible para atravesar aquella tormenta y llegar hasta ti.
Durante todo el camino no pude ver el sol en su esplendor, y sé que la tormenta durará un par de días más, pero una vez pase, podré mirar de nuevo al cielo y lo veré allí. Pero mientras tengo este cielo gris, nubes, preguntas, temor e incertidumbre, voy a confiar que en poco volveré a disfrutar de un sol radiante.
¿Puedes confiar tú también que esos tiempos de dolor, tristeza y preocupación van a pasar? ¿Te atreves a creer que en un tiempo esta situación será tan solo un recuerdo más? Claro que puedes hacerlo y con certeza, porque Dios así lo prometió en su palabra. Toma un tiempo para mirar con detenimiento y observar los rayos de Dios alcanzándote aún en medio de la tormenta.


Dilean Cañas

domingo, 13 de marzo de 2016

El regalo del perdón

Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os odian y orad por los que os ultrajan y os persiguen. Mateo 5:44

Cuenta una historia, que dos amigos iban caminando por el desierto. En algún punto del viaje comenzaron a discutir, uno de ellos le dio una bofetada al otro. Lastimado, pero sin decir nada, escribió en la arena: “Mi mejor amigo me dio hoy una bofetada”.
Siguieron caminando hasta que encontraron un oasis, donde decidieron bañarse. El amigo que había sido abofeteado comenzó a ahogarse, pero su amigo lo salvó. Después de recuperarse, escribió en una piedra: “Mi mejor amigo hoy salvó mi vida”.
El amigo que había abofeteado y salvado a su mejor amigo preguntó: Cuando te lastimé escribiste en la arena y ahora lo haces en una piedra. ¿Por qué? El otro amigo le respondió: Cuando alguien nos lastima debemos escribirlo en la arena donde los vientos del perdón puedan borrarlo. Pero cuando alguien hace algo bueno por nosotros, debemos grabarlo en una piedra, donde ningún viento pueda borrarlo.
Todos estamos conscientes que perdonar no es una tarea sencilla, pero si Dios cada día perdona nuestros pecados y faltas ¿Por qué nosotros no seguimos su ejemplo? ¿Por qué nos cuesta tanto perdonar de corazón a los que nos ofenden? Es momento de dejar a un lado el resentimiento, la amargura y todos aquellos sentimientos que nos impiden ser felices y permitir que Dios obre en nuestras vidas con completa libertad, sin que exista nada que interfiera con el propósito que Él tiene con nuestras vidas, de modo que cuando tengamos que perdonar, Dios también nos de la capacidad de olvidar. Una prueba clara de ello será, que cuando recordemos ese incidente, ya no nos causará dolor ni tampoco sentiremos rencor por la persona que lo cometió, pero eso no lo lograremos en nuestras propias fuerzas sino con el poder de su Espíritu Santo.
El perdón no es algo que se “entrega” a los demás, sino un regalo vital para nosotros mismos.
Aprende a escribir tus tristezas en la arena y a grabar en piedra tus alegrías!!


Brisna Bustamante S.